lunes, abril 24, 2006

Sobreviviendo


Si las palabras dañaran físicamente, a estas alturas ya estaría muerto o con latigazos por todo el cuerpo. La gente solo se dedica a insultar ó a desquitarse con quien no debe. Un día cualquiera y un trip al cercado de Lima, se convierte en una mierda.
Tomo el micro, subo y me siento tranquilamente. Mientras el micro hace su recorrido, observo las calles, los perros callejeros, afiches, etc. también suben mas personas, una señora gorda se sienta a mi costado, pues esta se mueve como diciendo;
"¡oye hazte mas allá!", (pero si el bus esta casi vacio , porque chucha se sienta a mi costado) y no contenta con eso me mira con un gesto como si estuviera cagando parada, yo intento acomodarme a un costado, pero ya no puedo por que los asientos de mierda son algo pequeños y no es culpa mía, además habían varios lugares vacíos.
Intente ignorar a esa señora pero no pude, a cada momento me miraba y se movía, y lo peor es que cuando intentaba acomodarme, ella tomaba duro su cartera y la colocaba al otro costado, cansado de eso y para evitar mandarla a la mierda me cambie de asiento como diciéndole, "es una cagada estar ahí sentado con usted", cuando me cambie de lugar la señora se desparramo (cual malagua en el agua) en el asiento, mejor solo que mal acompañado.
Al rato subió un tipo de muy mal aspecto con una voz aguardentosa, seguidamente se saco el polo y enseño una gran variedad de cortes y “chuzos” de todos los tamaños y para todos los gustos, luego se introdujo tenedores y cucharas por la nariz, mostro una bolsa de caramelos y tiro dos caramelos a todos, luego paso a cobrar. Yo me negué y este me quería intimidar, tuve que pararme, recogió su caramelo, y cuando se bajaba del autobus me mentó la madre y me tiro un escupitajo (Un pollazo!) pero no me cayo a mi, si no a la gorda que estaba antes a mi costado, la señora aprovecho para insultarme y me llamo delincuente, decía que yo me metía a discutir con gente de mi calaña.
La ignore totalmente, hasta que llego el cobrador me pidió pasaje, le di un billete de 20 soles y me los devolvió me dijo; "no te pases pe chino, yo no tengo sencillo", al rato me cobro pasaje nuevamente y le volvi a dar el billete, el cobrador regreso y me dijo; " oye chino, tu billete es falso", (A todos les dicen chino esos huevones) me dio un billete recontra viejo y para concha falso, igual que su sonrisa. Fui a donde el (al estribo, les fascina andar colgados) y le di su billete, le dije ; “¡¡oye mierda este no es mi billete!!" - ¡como que no!, respondió y agrego; -Sabes que bajate del carro y no jodas ya perdiste pe, encima te estamos llevando gratis.
Me baje en una luz roja, pero volví a subir con una tomba(mas verde que pecho de loro) al toque me devolvieron mi billete, y comenzó a sonreír rochosamente, con gotas frías de sudor en su jodida frente.

Que tal viaje, me baje y camine hasta la imprenta. Ya de regreso pase por la papeleria, pregunte lo que necesitaba y la vendedora me respondió con cara de culo reventado y como si la amenazasen a que trabajara ahi; “no hay". Ni siquiera saludo, o hizo el intento de buscar lo que le pedi. Volví a preguntarle y me dijo; " ¿Es que usted no entiende?" le dicho que no hay", de verdad que no entendí ni un carajo, la crisis de mierda a afectado el comportamiento de algunas personas.
Luego me fui a sacar duplicado de mi D.N.I a la Reniec. Oh no! ahora burocracia. Tenia que hacer cola y al final de esta, estaba una señora, a la cual le pregunte; - ¿Disculpe señora buenos días, ¿para que es la cola? y me respondió; " no se ", que respuesta es esa, luego se paso a la cola del costado y regreso de nuevo y se puso delante de mi y en un tono amenazador me dijo; "Porsiacaso yo he estado aca, antes que usted ah!! No se haga el vivo"
Me dijo eso y se volvió a ir a la cola del costado, la gente tiene serios problemas, quería llorar de la impotencia, despues me dirigi a la comisaría a poner una denuncia de perdida de documento, ya que no pude hacer nada en la puta Reniec por que no tenia una puta denuncia.
llegue a la comisaria y le pregunto a un tombo que estaba en la puerta de la Comica, donde podría hacer ese tramite, y me señalo una oficina, el puta ni siquiera abrió la boca para comunicarse. Me dirigí a la oficina que me señalo el tombo, yo que iba a tocar la puerta y el tombo que estaba detrás del escritorio me dice; "Espere afuera señor estoy ocupado", yo mire y estaba leyendo un Libero, no me quedo otra que esperar. A los 30 minutos se dirigio ami y me dijo; "adelante". Entré y me dio nauseas ese ambiente, un escritorio viejo un calendario de una bodega, un poster de un policía antiguo, supuse que era algun heroe y una maquina de escribir, el tombo me dijo que mi denuncia estaría lista dentro de tres días, le pregunte ; ¿Por que? y me dijo; "señor si le digo eso, es por que así es, el tramite tarda ¿ok?, a no ser que usted se aporte con algo...
"¿Un café? le sugerí, ¿Cuanto cuesta tú café? me pregunto, le puse precio al café, y me fui con mi denuncia en la mano ese mismo día. Increíble. Al salir de la comisaría cruce la pista y un auto toca su claxon de camioneta salvajemete en mi cara, no contento con eso, saco su cabeza por la ventana y me dijo; "¡¡Camina pe conchatumare!!" voltee y ni siquiera había tráfico para que el chofer se moleste. Lo vi a la cara, arto de todo, y de ese día de mierda, cogi una piedra y me subí al techo de su jodido auto y le dije; "¡Conchatumare estoy arto de gente como tú!" Arroje la piedra brutalmente contra el techo del auto, el chofer se quedo estupefacto, me baje y al toque arranco mas asustado que perro en moto. No entiendo. La gente esta loca, la gente busca sus propios problemas, la gente no se entiende entre si.

2 comentarios:

  1. Qué intensa tu historia, no pude parar de leerla, es cierto que la gente en Lima vive al borde, y parece que a nadie le importa nada. Tratemos de ser esa gente de la que ya no hay y poner algo de positivo en lugar de alimentar la agresividad.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:47 p.m.

    Hay que acabar con la mierda que hay en lima, tratando de educar esos animales que andan sueltos.
    Buen relato!

    ResponderEliminar